Fe de errata (o lo que es lo mismo, disculpen, me equivoqué)

Han sido días difíciles para mí. He estado algo cansado, algo distraído y cometiendo algunos errores: de ortografía, de gramática, de edición, de publicación. Bueno, en mi pueblo le llaman torpeza, pero prefiero decir que estoy cansado y distraído.

Primero, omití un comentario importante en el artículo "Rescatados", así que la aplicación que quería que tuviera, pues no se vió, pero ya está actualizado.

Segundo, publiqué (de manera programada) un artículo que aún estaba como borrador y tuve que llegar corriendo a "despublicarlo"; tal vez lo viste o tal vez no, pero allí estuvo por algunas horas.

Bueno, hasta aquí las confesiones y las quejas. Lo importante es que quería comentar que parte de la intención del artículo "Rescatados" era recordarnos como algunos de nosotros o algún familiar o amigo, habíamos sido rescatados y de dónde. Y el objetivo es que estemos alertas de lo que sucede alrededor nuestro, con nuestros hijos, sobrinos, alumnos, amigos, en la casa, la escuela, el trabajo y la iglesia. Muchos, principalmente adolescentes y jóvenes, están cayendo en las garras de "nuevas adicciones" (y viejas adicciones también) y comportamientos que los conducen a la autosegregación, la autosuficiencia y finalmente, a la autodestrucción.

Estaré publicando, Dios mediante, una serie de artículos relacionados con "Las nuevas adicciones y comportamientos". No es un tratado de sicología (no somos sicólogos, de cualquier forma), sino un resumen de las experiencias vividas y de las advertencias que hemos hecho (y que hemos recibido) a lo largo ya de varios años a nuestros jóvenes y a sus padres con respecto de ciertos temas "de moda".

Eso es todo. Seguimos "leyendonos" por acá.

Que Dios les siga bendiciendo.

—David Franco

.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Sí! ¡Sermones de 15 minutos y cultos más atractivos!

Seis razones por las que los jóvenes se van de la iglesia

Bajo Tus Alas :: Julio Márquez :: Casa de Oración