Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

¿Y qué si no participas?

Imagen
¿Y qué si no participas en la "celebración" del Halloween, que ocurre un solo día? Digo, pero también pregunto.

Hoy se hace mucho alarde de que debemos participar como una demostración de la gracia de Dios hacia nosotros. Pero yo pregunto, ¿por qué? ¿Por qué participar en un "festejo" de algo que a Dios no le agrada? Algunos hasta han llegado a decir que debemos ser como Jesús, al punto de que nos llamen "comilones y borrachos", como a Él le llamaron alguna vez. ¿En serio? Cuando leí ese comentario tuve la esperanza de que el autor explicara que era una ironía, pero nunca lo dijo. Me pregunto por qué nunca dijo que cuando Jesús convivía con los pecadores, había salvación durante estas reuniones (¿recuerdan a Zaqueo, por ejemplo (Luc 19:5-9)?). Los consejos que he leído recientemente, NUNCA dicen que aproveches para presentar el evangelio, de hecho, uno que leí hace unos días, dice que "dar folletos" es algo que deberías dejar de hacer en esa fe…

Fija tus ojos...

Imagen
En muchas iglesias, hoy se entona un himno titulado: "Pon tus ojos en Cristo". Cuando yo era niño, este himno se cantaba con al menos una palabra diferente; la primera línea decía: "Fija tus ojos en Cristo". Siempre me gustó más esa versión, y cuando entono el himno, aunque suelo decir la palabra "Pon", en mi corazón entono "Fija".

Y es que las palabras en verdad son importantes. "Poner" solo implica colocar algo en algún lugar, pero "Fijar", eso es algo más específico, significa "asegurar, clavar algo en un lugar o cosa" y en referencia a la mirada, significa "dirigir o centrar intensamente la mirada o la atención en una persona o cosa". Y si "fijamos" nuestra mirada en Cristo, si la aseguramos, la dejamos permanentemente centrada en Él, toda nuestra vida, todas nuestras acciones, pensamientos y palabras, estarán dirigidas por Sus palabras, por Sus preceptos.

Pero no solo lo anterior es cierto,…

¿Evidencia de bendición y madurez espiritual?

Imagen
En las últimas semanas he podido leer y escuchar declaraciones que casi me dejan en un estado de shock. No por las declaraciones en sí mismas, sino porque proceden de hermanos de diversas iglesias que se consideran de sana doctrina. Solo les diré que, aunque parezca sorprendente, dichas declaraciones muestran el nivel de humanismo, materialismo, feminismo, machismo y algunos otros "ismos" en la mente de algunos —tal vez muchos— cristianos.

Lo que se puede entender de lo que estos hermanos han dicho, es que parece no ser importante cumplir con el diseño de Dios para la familia y la iglesia, sino alcanzar las metas individualistas como evidencia de la bendición de Dios; no es importante que cada miembro de la familia y de la iglesia se presente como sacrificio vivo (Rom 12:1), sino que la prioridad se centra en presentar resultados en moneda, contante y sonante (cf. Mateo 6:24), en número de personas "afiliadas" (cf. Juan 6, en esp. v. 66) y en bienes inmuebles (cf…