Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

¿Esclavo yo?

Imagen
Hoy en día, todos quieren ser libres. Libres de la opresión, libres financieramente, libres para hacer lo que les venga en gana, libres de todo. Aún en los escritos cristianos y predicaciones vemos que se habla de haber sido libertados del pecado, lo cual es una bendita verdad, y junto con ese mensaje, se advierte al cristiano que no existe esclavitud alguna, de ningún tipo y bajo ningún maestro o dueño. Y así, se pierde la verdad y el valor de lo que Pablo alguna vez escribió: "Pablo doúlos (esclavo) de Jesucristo". ¡Qué Dios tan maravilloso que a estos esclavos de Jesucristo, también los hace hijos, herederos y coherederos con Cristo!

"Su identidad propia se había redefinido radicalmente por el evangelio. Ya fueran libres o esclavos en esta vida, a todos ellos se les había liberado del pecado; por tanto, al ser comprados por precio, todos habían llegado a ser esclavos de Cristo. Eso es lo que significa ser un cristiano.

"El Nuevo Testamento refleja esta perspecti…

Todo lo que hagamos será prosperado

Imagen
Cuando leemos en la Santa Biblia que Dios le dice a Josué que guarde y haga conforme está escrito en el libro de la ley, y que entonces prosperará en su camino y todo le saldrá bien (Josue 1:8), parece que asumimos que si obedecemos a Dios en lo que dice —regla uno, regla dos, regla tres, etc.—, entonces podremos lanzarnos a la búsqueda de nuestros sueños y estos se harán realidad.

Me parece que ignoramos —o fingimos ignorar— lo que realmente está diciendo Jehová Dios y lo que sucede en el corazón de alguien que busca guardar Sus mandamientos: la identidad en Cristo se aclara y fortalece mientras que los sueños egocéntricos se desvanecen, y el corazón y mente empiezan a ocuparse de buscar cuál es la voluntad de Dios para la vida de uno, cómo quiere él que los talentos y habilidades sean usados y cuáles son los dones que el Espíritu Santo está proveyendo para glorificar el nombre de Dios y para edificación de su iglesia.

Y entonces sucede.

Todo lo que emprendemos tiene que ver con l…

¿Cuándo hablar?

Imagen
¿A qué hora? ¿Bajo qué circunstancias? ¿Cuándo debemos hablar las verdades eternas de la Palabra de Dios?

Le decía Pablo a Timoteo: "que instes a tiempo y fuera de tiempo" (2 Timoteo 4:2b). En otras palabras, cuando sea políticamente correcto y cuando sea políticamente incorrecto. Cuando te sientas oportuno haciéndolo y cuando no, también. Las verdades eternas no cambian de acuerdo con las circunstancias que vivimos. Escucharlas cuando todo lo que hacemos va en la dirección correcta, nos da tranquilidad, paz y certeza. Escucharlas cuando lo que hacemos va en contra de ellas, nos reprende, redarguye y nos anima a corregir el rumbo.

El comentario Jamieson-Fausset-Brown lo expone de la siguiente manera: que "seas urgente, celoso en toda la obra del ministerio [...] en todas las ocasiones; sea que ellos consideren oportuno o inoportuno tu discurso. 'Así como las fuentes, aunque nadie saque agua de ellas, continúan fluyendo; y los ríos, aunque nadie beba de ellos, todav…