¡Oh! Querido enemigo mío :: Treinta Segundos de Luz

"Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen" (Mateo 5:44).

A veces hay gente que nos aborrece. Lo sabemos por las actitudes que tienen para con nosotros o porque explícitamente nos lo dicen.



En algunas ocasiones es solamente un gesto y una palabra a destiempo, pero en otras, puede significar un problema con un cliente, en un trabajo o en la escuela quizás. Debemos aún orar por esas personas y bendecirlos y hacerles bien... ¿Difícil? Mucho, pero es lo que Jesús espera de sus discípulos. Siempre pidamos que el Señor nos dé la humildad necesaria para reconocer si acaso hemos ofendido a alguien y provocamos su aborrecimiento; entonces podremos pedirle perdón. Pero si su aborrecimiento es "gratuito", entonces, oremos, bendigamos, hagamos bien: el Señor es fiel y el hará y dará el pago a cada cual.

¿Tienes algún "enemigo"? Ora por él o ella. Compórtate como un verdadero discípulo de Cristo. Este es un reto que he decidido tomar desde hace ya algún tiempo, ¿me acompañarías?


Treinta Segundos de Luz... que iluminan todo nuestro día

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Sí! ¡Sermones de 15 minutos y cultos más atractivos!

Seis razones por las que los jóvenes se van de la iglesia

Bajo Tus Alas :: Julio Márquez :: Casa de Oración