Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño;
porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.
Romanos 13:11

Un blog de Ministerios Jesús 24x7®

lunes, 27 de julio de 2015

El reptar del ego


Los periodos más complicados y difíciles de nuestras vidas, siempre serán aquellos en los cuales nuestro ego repte hasta la superficie, y susurre suavemente en nuestro oído la lista de proyectos, sueños y anhelos egoístas que abandonamos cuando decidimos conformarnos al diseño de Dios para la vida nuestra.

En esas ocasiones, nuestro ego nos recordará todas las cosas "buenas, nobles y de provecho" —según nuestro propio criterio—, que queríamos realizar. Susurrará que lo nuestro es renuncia y cobardía. Susurrará que lo nuestro es humana devoción y no convicción; que es pura resignación y no regeneración. Pero el Espíritu Santo nos dará testimonio de lo contrario y nuestro Padre nos afirmará y fortalecerá, y entonces, la crisis terminará.

"El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios" (Romanos 8:16).

"Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca" (1 Pedro 5:10).


Adaptado de "El reptar de mi ego" en Fraseología Indicativa.

sábado, 25 de julio de 2015

¿La Iglesia está muriendo?


Hoy muchos andan diciendo que "la Iglesia está muriendo": unos dicen que en los Estados Unidos de Norteamérica, otros que en Europa, y otros más que en Latinoamérica. La verdad es que muchas iglesias locales están desintegrándose o cayendo en la apostasía, y en ese sentido, sí, podríamos decir que están "muriendo".

Pero la iglesia verdadera, la integrada por cristianos verdaderos, nacidos de nuevo, no está muriendo. Dentro de cada iglesia local que "muere", también hay, esperanzadamente, una iglesia verdadera, y esta última prevalecerá, a pesar de todo; nuestro Señor mismo lo dijo:

"y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella" (Jesús, como está registrado en Mateo 16:18b).

Considera que "El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida" (1 Juan 5:12), aunque se reúnan en el mismo templo cada ocho días.

Y entonces, algunas preguntas importantes serían: ¿pertenecemos a una iglesia local? ¿Sí?, excelente pero, ¿realmente somos parte de la iglesia verdadera? ¿Somos trigo o somos cizaña? ¿Tenemos al Hijo de Dios o no lo tenemos?


Si tienes dudas, te invito a escuchar y leer el artículo "Falsamente seguros".

miércoles, 22 de julio de 2015

¿Cómo corregimos? ¿Cómo proseguimos?


Pero, ¿qué es lo que está sucediendo en estos días con la iglesia?

"Mi pueblo está siendo destruido porque no me conoce" (Oseas 4:6a NTV).

Entonces, ¿cómo corregimos el rumbo?

"Esto dice el Señor:
'Deténganse en el cruce y miren a su alrededor; pregunten por el camino antiguo, el camino justo, y anden en él. Vayan por esa senda y encontrarán descanso para el alma" (Jeremías 6:16a NTV).

"pero si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, busca mi rostro y se aparta de su conducta perversa, yo oiré desde el cielo, perdonaré sus pecados y restauraré su tierra" (2 Crónicas 7:14 NTV).

Ya corregido el rumbo, ¿cómo proseguimos?

"olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús" (Filipenses 3:13-14 NTV).

Y, ¿con qué guía?

"Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra" (2 Timoteo 3:16-17 NTV).

martes, 21 de julio de 2015

La rosa y el sapo


Leído en algún lugar de Facebook, adaptada aquí por David Franco

En un jardín había una hermosa rosa, pero nadie se le acercaba porque a su lado estaba un sapo grande, gordo y feo: era su amigo.

Un día, la rosa tuvo la tonta idea de que el sapo la hacía verse menos hermosa, y entonces muy enojada, reclamó al sapo: "¿Porque no te alejas de mi?". Así que el sapo —muy triste—, decidió alejarse croando entre dientes: "Pensé que eramos amigos".

Después de una semana, el sapo pasó por ahí y viendo a la rosa marchita, le pregunto: "¿Que te pasó?, ¿por qué tus pétalos se están marchitando?".

La rosa, visiblemente maltrecha, respondió con un dejo de resignación: "Es que las hormigas me comen día y noche y nada puedo hacer para alejarlas". El sapo respondió mientras miraba la fila de hormigas que subían y bajaban el tallo de la rosa: "Cuando yo estaba a tu lado, no las dejaba ni siquiera acercarse y me las comía antes de que te hicieran daño; por eso lucias tan hermosa".

Muchas veces somos como la rosa: no nos damos cuenta del bien que nos hacen los que están a nuestro lado, los menospreciamos sin darnos cuenta de que lo único que desean hacer, es protegernos.

No seamos como la rosa. Valoremos a los amigos que de verdad lo son, y a familiares que nos rodean porque —aunque a veces no nos demos cuenta—, están ahí para nuestro bien.

Y seamos como el sapo, procurando el bien de los nuestros sin esperar nada a cambio, sino la satisfacción de verlos hermosos y florecientes.

"En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia" (Proverbios 17:17).


jueves, 2 de julio de 2015

La tolerancia moderna: ¡Acéptala ahora!


El 30 de septiembre de 2014, cité esta frase en Facebook:

"Nuestra cultura ha aceptado dos grande mentiras: la primera, es que si tú estás en desacuerdo con el estilo de vida de alguien, seguramente es porque le temes o le odias y la segunda ,es que si amas a alguien, entonces debes estar de acuerdo con todo lo que esa persona cree o hace. Ambas son mentiras sin sentido" —Melissa Klein

Y pues hay una historia, relacionada con este tema, que sería hilarante si no fuera trágica, y que recién volví a ver hoy en un video en YouTube. Aquí se las comparto:

Todd Friel se encuentra predicando al aire libre y llega un momento en el que, empujado por las circunstancias, inicia el siguiente diálogo con su audiencia (para probar su punto):

Todd: Entonces, ¿ustedes creen que yo estoy equivocado?

Gente: ¡¡¡Síiii!!!

Todd: Bueno, ¡yo creo que ustedes están equivocados!

Gente: (Por decencia, omito algunos gritos) ¡¡¡Nooo!!! Tú lo estás (enojados).

Todd: ¿Cómo es que ustedes sí pueden decirme que yo estoy equivocado pero yo no tengo derecho a decirles a ustedes que están equivocados, mis postmodernos oyentes?

...

Y pues así es la sociedad actual, te exige "tolerancia" que más bien es "aceptación" de sus creencias, usos y costumbres y comportamientos, mientras que NO está dispuesta a devolverte la misma cortesía.

La tolerancia moderna es un camino de un solo sentido: "tú me toleras, y ya".

Como cristianos, nunca seremos tolerados ni aceptados por la mayoría por decir la verdad de la situación del hombre y de su destino eterno, aunque el mensaje que proclamamos es uno de amor y esperanza: que en Cristo hay perdón y salvación.

"Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo" (Juan 17:14 ).