Unidad o Ecumenismo Posmoderno (1)

[Este artículo lo escribí el miércoles 15 de agosto de 2012, para un mensaje de correo electrónico. Hoy que estamos viendo y viviendo la triste historia de líderes evangélicos que voluntaria y públicamente se han arrancado la máscara y han descubierto su ecumenismo, abierto, amplio y, por supuesto, antibíblico —a propósito de la elección del nuevo Papa católico— me es necesario publicarlo aquí y en otros lugares, más allá del ámbito de la audiencia que originalmente lo recibió.]


¿Has escuchado esta canción?


Digamos que esta canción me gusta, pero no por ello, dejo de ver los peligros de hacer de las letras de canciones, declaraciones de "artistas cristianos", mensajes estampados en camisetas e imágenes publicadas en facebook, la fuente "autorizada" de teología para las generaciones modernas, como ya está sucediendo en la actualidad. Es una tristeza y una torpeza.

Pero bueno, ya hablando del tema en cuestión, es verdad que hemos construido barreras alrededor nuestro (hablo de casi cualquier iglesia de cualquier denominación) y hemos dejado fuera a otros cristianos, aún de la misma denominación, solamente basados en diferencias doctrinales secundarias y casi los hemos calificado de "no cristianos". Sería bueno recordar cuando Pablo hizo un llamado a la unidad escribiéndoles a los Corintios: "Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer" (1 Cor 1:10, énfasis añadido) y cuando el mismo Jesús habló de que seríamos reconocidos como sus discípulos si el amor por nuestros hermanos era evidente: "En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros" (Juan 13:35, énfasis añadido); y no se refería a los discípulos de una iglesia local, sino a LOS discípulos suyos, todos, en cualquier lugar y época.

Pero si lo anterior es cierto, también lo es que tanto Jesús como Pablo advirtieron sobre otros que se hacen llamar "cristianos" y no lo son y con los cuales no debemos tener comunión (nota que no estoy diciendo que no los debemos amar, solamente señalo lo que la Biblia dice respecto de tener comunión con ellos). Por ejemplo, en Mateo 7:15, Jesús dijo: "Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces" y Pablo, en Hechos 20:29, dijo: "Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño".

Más drásticas suenan un par de advertencias que Pablo hace en dos de sus cartas. La primera la leemos en la Primera Carta a los Corintios, capítulo cinco y versículo once: "Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis" (énfasis añadido) y la segunda, en su Segunda Carta a Timoteo en el capítulo tres, versículos uno al cinco:

"También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita" (énfasis añadido).

"Tendrán apariencia de piedad" hace referencia aquellos que se harán (y se hacen hoy en día) pasar por cristianos sin realmente serlo, por eso "negarán la eficacia de ella", de la piedad.

Así que el tema de la Unidad, debe ir acompañado de una dosis grande de discernimiento, de otra manera, estaremos en riesgo de caer en algo que yo llamo "Ecumenismo Posmoderno" (buscar la unidad de todas las Confesiones Religiosas "Cristianas" Históricas y Modernas) y de allí, casi de manera automática, a lo que llamo "Colaboración Interreligiosa". Mira que por el deseo de llegar a la Unidad, terminaremos aceptando que "todas las religiones llevan al mismos Dios". ¡Qué sutil el engaño!


Pero, ¿cómo discernir si un grupo es o no cristiano para no caer en este "Ecumenismo Posmoderno"? Hay dos puntos necesarios e inseparables para ello: la guía del Espíritu Santo y la Palabra de Dios.

"Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales" (1 Timoteo 6:3-5).

"Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas" (2 Timoteo 4:3-4).


Como nota final y para que puedas corroborar el asunto de los "líderes" autodesenmascarados, puedes ir a estos tres enlaces que pongo como ejemplos de ello:

Posición actual de Luis Palau respecto del papado (en alusión al Papa Francisco I).
Posición de la Alianza Bautista Mundial respecto del nuevo Papa católico.
Posición de Rick Warren (enlace en inglés).

En una siguiente entrega hablaré un poco de lo que podemos revisar, a la luz de la Palabra de Dios, en las enseñanzas de una iglesia o grupo para saber si son nuestros hermanos en la fe o no.

Comentarios

"TERE" ha dicho que…
Excelente esta entrada, comparto cada una de tus palabras, estoy igual que vos, indignada si se puede llamar así, mi espíritu y mi corazón están entristecidos, es lamentable lo que estamos viendo, pero debemos pedir discernimiento y no dejar de proclamar la sana doctrina, Jesús es el único salvador y mediador entre Dios y los hombres. Bendiciones y adelante. Tere.
Tere, gracias por pasar por el blog. Me alegra tu tristeza, en el sentido de que toda tristeza causada por el celo que el Señor pone en nosotros por su Verdad, es bienvenida. Vemos la necesidad cada vez más urgente de proclamar más y más el mensaje verdadero de la salvación. Que Dios nos encuentre fieles.
Que Jehová Dios te guíe y use para su gloria.
Bendiciones.
David Franco.

Entradas populares de este blog

¡Sí! ¡Sermones de 15 minutos y cultos más atractivos!

"Cuando te toca, ni aunque te quites, y cuando no te toca, ni aunque te pongas"

Seis razones por las que los jóvenes se van de la iglesia