Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño;
porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.
Romanos 13:11

Un blog de Ministerios Jesús 24x7®

martes, 22 de septiembre de 2009

La oración de cada dedo

[De autor desconocido, lo recibí de mi hermano y amigo Daniel Sandoval, del ministerio "El Camino de la Vida". ¡Gracias Daniel!]



1. El pulgar es el más cercano a ti. Así que empieza orando por quienes están más cerca de ti. Son las personas más fáciles de recordar. Orar por nuestros seres queridos es, como alguna vez lo dijo C. S. Lewis, una "dulce obligación".

2. El siguiente dedo es el índice. Ora por quienes enseñan, instruyen y sanan. Esto incluye a los pastores, maestros, profesores, médicos y servidores. Ellos necesitan apoyo y sabiduría para indicar la dirección correcta a los demás. Tenlos siempre presentes en tus oraciones.

3. El siguiente dedo es el más alto. Nos recuerda a nuestros líderes. Ora por el presidente, los congresistas, los empresarios, y los gerentes. Estas personas dirigen los destinos de nuestra patria y guían a la opinión pública. Necesitan la guía de Dios.

4. El cuarto dedo es nuestro dedo anular. Aunque a muchos les sorprenda, es nuestro dedo más débil, como te lo puede decir cualquier profesor de piano. Debe recordarnos orar por los más débiles, con muchos problemas o postrados por las enfermedades. Necesitan tus oraciones de día y de noche. Nunca será demasiado lo que ores por ellos.

5. Y por último está nuestro dedo meñique, el más pequeño de todos los dedos. Que es como debemos vernos ante Dios y los demás. Como dice la Biblia, "los últimos serán los primeros". Tu meñique debe recordarte orar por ti. Cuando ya hayas orado por los otros cuatro grupos, verás tus propias necesidades en la perspectiva correcta, y podrás orar mejor por las tuyas.


viernes, 11 de septiembre de 2009

Un día me dijo...

"... y me dijo: Sígueme. Y levantándome, le seguí".

Murió por mí, me justificó, me perdonó, me rescató, me transformó, me salvó; me amó... ¿cómo no habría yo de seguirle?

--------------------------------------------------------------

Marcos 2:14 b
"... y le dijo: Sígueme. Y levantándose, le siguió".

Notas de:

martes, 8 de septiembre de 2009

¡Cuán grande es Él!

Quise compartir contigo este himno que desde que tengo memoria me ha gustado. Pero no sólo me ha gustado. Me ha bendecido y es que, además de contemplar la grandeza de Dios en la naturaleza, la he vivido constantemente en mi vida y en la de mi familia. Espero que también esto sea una realidad para ti.

La letra procede de una poesía escrita por Carl Boberg, en 1885; pastor y senador sueco, que un día soleado, cuando regresaba de una reunión, le sorprendió una tormenta en medio del campo. Entonces se refugió entre unos árboles, y meditando en la grandeza de Dios recibió la inspiración.

Stuar K. Hine, misionero inglés, lo aprendió en Rusia, donde habían añadido la segunda estrofa, e hizo la traducción añadiéndole la cuarta estrofa, en 1948. Posteriormente, fue traducido por un argentino al castellano, en 1958.

Fuente: Cancionero-Cristiano.com


[Este video es un collage de imágenes realizado por mi amiga Chela Padilla, en el cual, más de la mitad de las fotografías son de su autoría. Hermoso trabajo y aún más hermoso el mensaje que comparte con nosotros. La cantante es Crystal Lewis.]


Cuán Grande es Él

Señor mi Dios al contemplar los cielos
El firmamento y las estrellas mil
Al oír tu voz en los potentes truenos
Y ver brillar el sol en su cenit.

//Mi corazón entona la canción
Cuán grande es El, cuán grande es El.//

Al recorrer los montes y los valles
Y ver las bellas flores al pasar
Al escuchar el canto de las aves
Y el murmurrar el claro manantial

Cuando recuerdo del amor divino
Que desde el cielo al salvador envió
Aquel Jesús que por salvarme vino
En una cruz surfió por mi murió.

//Mi corazón entona la canción
Cuán grande es El, cuán grande es El.//

Cuando el Señor me llame a su presencia
Al dulce hogar, al cielo de esplendor
Le adoraré cantando la grandeza
De su poder y su infinito amor.

//Mi corazón entona la canción
Cuán grande es El, cuán grande es El.//