Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño;
porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.
Romanos 13:11

Un blog de Ministerios Jesús 24x7®

jueves, 20 de agosto de 2009

¡¿Qué?! ¿Muy radical y muy revolucionario?

Cuando joven, cantaba algunas alabanzas que hablaban del tema, como aquella llamada "Nuestra canción revolución" que por cierto, la cantaba lleno de convicción... Al menos eso pensába.

Y hoy, en muchas partes de mi país y de otros países, se habla de ser un "Revolucionario de/por Cristo" y de ser un "Cristiano radical". Sí, ya lo comenté, en mis tiempos también lo decíamos. La cuestión es si en verdad lo vivíamos, si en verdad lo vives hoy, tú que te dices radical y revolucionario. Claro, si alguien me hubiera hecho esta pregunta en aquel entonces, me hubiera ofendido: "¿Cómo se atreven a dudar de mi fe, de mi empuje, de mi compromiso, de mi radicalidad, de mi visión revolucionaria?". Hoy yo te hago la pregunta y no espero que reacciones diferente de lo que yo hubiera reaccionado, pero si esperaría que tomaras tu Biblia y pudieras entender, con la ayuda del Espíritu Santo estas palabras:

Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. (Lucas 9:23)

Y esperaría que dieras un vistazo a lugares como Chiapas e Hidalgo, por mencionar solamente dos puntos de nuestro país además de ver lo que pasa en China y en otros países de Asia y de Africa.

¿Realmente ir al templo en un lugar que goza de "todas" las libertades y garantías, ponerse una camiseta que dice "Yo Amo a Jesús" y decirle a tu mejor amigo que los domingos no puedes ir con él al partido de tu equipo favorito porque tienes que ir a la iglesia, significa que eres un cristiano radical y revolucionario? Mmm... No lo creo.

El cristianismo radical inicia con un verdadero arrepentimiento, que se cultiva por toda la vida, una fe en Cristo que crece conforme pasa el tiempo para acercarse a ser completa y absoluta, la confesión y declaración permanente de que Cristo es EL SEÑOR de todo y todos y un caminar por ese sendero angosto todos los días de nuestra existencia. Después, el trabajo de revolucionario requiere una dosis fuerte de rodillas al piso y corazón a la Palabra. No hay atajos, no hay simplificación, no hay otro camino más que estar dispuesto a dejarlo todo, negarnos a nostros mismos, tomar nuestra cruz cada día, perdicar el evangelio, hacer discípulos enseñandoles lo que Jesús nos enseñó y seguirle de cerca hasta que Él nos llame a su presencia.


2 comentarios:

Pedro Camino dijo...

Bendiciones! Soy Pedro Camino de www.verdadypalabra.blogspot.com y he subtitulado un video cuyo mensaje es muy fuerte pero real. Puedes publicarlo aquí si deseas. Gracias por todo.

http://www.youtube.com/watch?v=DVCuwRww9rc

David Franco :: ¡Ya Levántate! dijo...

Gracias por tu visita Pedro.
Voy a publicar este video en dos lugares:
http://siguiendoalmaestro.blogspot.com y
http://jesus24x7.ning.com (estás cordialmente invitado a unirte a esta comunidad).

El video lo había visto ya y pensaba hacerme un tiempo para subtitularlo, pero que bueno que te adelantaste :)

Que Dios te siga usando y bendiciendo.