¿Eres un discí­pulo o qué cosa?

Cuando alguien hace preguntas como esta, nuestra respuesta instintiva es decir: "Claro que lo soy", o bien contestamos cualquier otra cosa que se parezca a: "Creo que sí", "Tal vez", "Mmm... Sí, claro". "Al final de cuentas —pensamos— eso es asunto entre Dios y nosotros". Claro que esto último es cierto, pero es importante que revisemos con cuidado qué estamos haciendo con respecto de nuestro discipulado.

¿Estamos llevando un discipulado bíblico o solamente estamos asistiendo a "unas clases" los domingos? Asistir a la Escuela Dominical está bien, pero no es "sustituto" del discipulado que debemos vivir día a día.

Realiza el siguiente test que te dará un panorama respecto del nivel de compromiso con tu propio crecimiento espiritual. Anota junto a cada pregunta, el número de tu respuesta y al final te diré qué hacer.

Comencemos...

A. Lees la Biblia...
  1. Nunca
  2. Sólo los domingos
  3. En promedio 3 veces por semana
  4. Todos los días

B. Estudias la Biblia...
  1. Nunca
  2. Sólo los domingos
  3. En promedio 3 veces por semana
  4. Todos los días

C. Memorizas textos de la Biblia...
  1. Nunca
  2. Sólo los domingos
  3. En promedio 3 veces por semana
  4. Todos los días

D. Oras...
  1. Nunca
  2. A la hora de los alimentos
  3. Al menos 2 veces al día
  4. Tres o más veces al día

E. Tienes tu devocional personal...
  1. Nunca
  2. Una vez a la semana
  3. En promedio 3 veces por semana
  4. Todos los días

Muy bien. Ahora suma las cinco cantidades que anotaste. ¿Listo? Veamos la puntuación.

Menos de 11 puntos: Revisa tu fe. No estás haciendo nada por conocer a Dios y su voluntad y si Él llegara en este momento, te encontraría "falto de frutos" ("Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego" Mateo 7:19). Tal vez creas en Dios. Tal vez creas en Jesús. Pero creer no basta. Te quiero pedir algo. Ve a esta página: El Propósito de Mi Vida y lee con detenimiento. En verdad es importante que entiendas cual es el verdadero mensaje del Evangelio. Si después de leer tienes dudas o si llegas a la comprensión de lo que realmente es el mensaje de salvación, te animo a que nos escribas y nos platiques. Nos dará mucho gusto ayudarte.

De 11 a 15 puntos: Cuidado con los "distractores" (fútbol, amigos, novia/novio, etc.); te está haciendo falta hacer un compromiso real con Dios. También parece ser que eres solamente un "asistente" más. ¿Estarás engañándote a tí mismo? ¿Es posible esto? Sí, sí es posible. Te invito a que te examines a ti mismo y veas si estás en la fe. Lee este artículo y baja el estudio que se recomienda allí. Es muy importante que lo hagas.

De 16 a 19 puntos: Vas por buen camino. Si este es tu estándar desde hace algún tiempo, permíteme preguntarte algo: ¿Asistes regularmente a una iglesia? ¿Trabajas activamente en ella? ¿Estás enseñando a otros? Si has sido honesto en tus respuestas al test, entonces te vendría bien aprovechar los recursos que te recomendamos al final de este artículo.

20 puntos: ¿Comprendiste bien las preguntas? ¿Contestaste honestamente a cada una de ellas? Bien, entonces déjame hacerte algunas preguntas más: ¿Estás capacitando en tu iglesia a otros para que sean discipuladores? ¿Cuál es tu llamado? ¿Cuáles son tus dones? ¿Cuál tu ministerio? Hoy deberías tener claro todo esto. Si es así, que Dios te bendiga. Sigue adelante y comparte con otros la bendición de vivir con sed del Dios vivo. Si no es así, regresemos a lo básico.

Quiero compartir contigo este sitio Web en donde podrás encontrar un estudio, de inicio a "fin", para llevar un discipulado de acuerdo a lo que nos enseña la Biblia. (Y digo "fin" para referirme al material del estudio, pero tu sabes que el ser discípulo de Jesús es un proceso que incia hoy y termina en su presencia).



También en Bajo su Cayado puedes encontrar estudios bíblicos que sabemos serán de bendición para tu vida.

-------------------------------------------------------------------

Quiero aclarar que ningún test, por "bien" diseñado que esté, puede ser exacto en cuanto a determinar si eres o no salvo, si eres o no un buen discípulo, si andas en la fe o no. Las preguntas pueden ser una guía para que revises cómo "se ve" tu compromiso con Dios, pero solamente el Espíritu de Dios y su palabra pueden ayudarte a saber lo que verdaderamente hay en tu corazón. Este artículo tiene la finalidad de despertarte al tema de Examinarte a la luz de las Escrituras, realmente no sirve para determinar con precisión tu "calidad" de cristianismo (¡aunque puede darte una idea!).

Aclarado lo anterior, te pido que reflexiones y que, independientemente del "resultado" que hayas obtenido en el test, leas este estudio para saber si estás en la fe.

Comentarios

kadir ha dicho que…
Este es un excelente artículo, gracias por compartirlo!

Además de evaluarnos cómo está nuestro nivel de vida, creo que sería útil evaluarnos constantemente qué tan apasionados por Dios estamos.

La auto evaluación la considero básica en el cristianismo, y de ser posible es bueno crear un diario espiritual en papel. Así podemos ver nuestro avance en el desarrollo de un caracter piadoso.
Acuarius ha dicho que…
El mejor examen es el interno...allí encontramos al auténtico Maestro. Un saludo hermano.

Entradas populares de este blog

¡Sí! ¡Sermones de 15 minutos y cultos más atractivos!

Seis razones por las que los jóvenes se van de la iglesia

Bajo Tus Alas :: Julio Márquez :: Casa de Oración