Humanizando a los Vampiros :: Crepúsculo: Amanecer del Neoromanticismo - 2a Parte

[Puedes leer la 1a parte aquí.]


humanizar
  1. tr. Hacer humano, familiar y afable a alguien o algo.
  2. prnl. Ablandarse, desenojarse, hacerse benigno.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Humanizando a los Vampiros
Por Ana Lucía Franco León
Marzo de 2009




Un vampiro es, según el folclore de varios países, una criatura siniestra que se alimenta de sangre de seres vivos para mantenerse activo. Pero es posible que el mito, como es conocido en nuestros días, sea una combinación compleja de varios temores y creencias humanas además del temor a los bajos instintos, como son: la atribución a la sangre de ser fuente de poderío o vehículo del alma, el temor a la depredación y a la enfermedad o a la muerte y en consecuencia a su expresión más palpable como es el cadáver, así como a la fascinación temerosa por la inmortalidad.

Algunos estudiosos del vampirismo han sugerido que el mito debe en parte su origen a la necesidad de dar una explicación, en medio de una atmósfera de pánico colectivo, a fenómenos epidémicos que asolaron Europa causados por enfermedades reales, antes de que la ciencia lograra explicarlos racionalmente. La peste, el carbunco, la rabia y la porfiria son las actuales explicaciones médicas del “vampirismo” al igual que la psicosis y la esquizofrenia.

Últimamente, la literatura, la cinematografía e incluso la música, ha intentado humanizar a los vampiros.

Pero, ¿estaría eso correcto?

He aquí una pequeña argumentación sobre el caso.

Se ha discutido muchas veces el si existen o no estos seres malignos pero no trataré de eso en este ensayo.

En la mayoría (hablando de un 97%) de las descripciones sobre los vampiros en las diversas culturas del mundo, se describe al ser en cuestión como “un cadáver”, “un ser demoniaco” ó “una criatura sin alma”. Incluso se mencionan características que lo “deshumanizan” como por ejemplo que no puede proyectar ningún tipo de sombra ni se puede reflejar en ningún espejo. Esas características van totalmente en contra de la naturaleza de un ser vivo.

¿Qué es el alma?
El alma, de acuerdo con muchas tradiciones religiosas y filosóficas, se encuentra en los seres vivos. En esas tradiciones, el alma incorpora la esencia interna de cada uno de esos seres. El hombre consta de tres partes ("tripartita") que son: Cuerpo (lo físico, el yo), Alma (lo interior del hombre, relacionado a lo espiritual) y Espíritu (la esencia de vida).

Es eso que te hace estar vivo. Se conecta con tu consciencia y con tu razonamiento. Basándonos solamente en estos argumentos los vampiros no pueden tener alma.

Amar…
Para amar a alguien se necesita alma, se necesita estar vivo.

Otra definición de un vampiro es que es una persona muerta. Alguien muerto por obvias razones no puede estar vivo, no tiene alma y no puede amar, odiar o sentir alguna otra cosa.

Por ejemplo, el último éxito cinematográfico “Twilight”, en español “Crepúsculo” (que también es Best Seller) nos narra la historia de Isabella Swan, una chica a la que le gusta que la llamen Bella, se traslada a Forks. Bella cree que esto es lo peor que le ha podido suceder. Sin embargo, de repente, todo da un inesperado —a la vez que terrorífico— giro cuando conoce al misterioso y seductor Edward Cullen.


Foto: Summit

Edward, hasta ese momento, se las ha arreglado para mantener en secreto su identidad de vampiro... Sin embargo, a partir de este momento, nadie se encontrará completamente a salvo —y mucho menos su amada Bella—.

"Hay tres cosas de las que estoy completamente segura: Primera, Edward es un vampiro. Segunda, una parte de él se muere por beber mi sangre. Y tercera, estoy total y perdidamente enamorada de él".

Edward ya no es el calvo y dientudo vampiro que se nos muestra en “Nosferatu”, en cambio es un guapísimo y galante vampiro que, sobre todas las cosas, está enamorado de Bella.

Los vampiros no tienen alma, por eso nunca están saciados. Por eso son tan crueles. No tienen ni el más mínimo instinto decente de un humano. En ellos no hay compasión… en ellos no hay alma. No hay amor, no son capaces de enamorarse.

Existen otras novelas que intentan dar cualidades humanas a los vampiros que protagonizan sus historias, lo cual no está correcto.

Por razones obvias y comunes, los vampiros no pueden ni deben ser asociados con cualquier cosa buena y honorable de la humanidad. Pero en estas novelas y en ciertas canciones como en “Love song for a Vampire” en español “Canción de amor para un vampiro” de Annie Lenox, se le resta importancia a la maldad y a lo no humano de estos seres.

Esto puede ser extrapolado a otras cosas, como restarle importancia a lo inaceptable para la sociedad como lo es la drogadicción o incluso la homosexualidad. La sociedad se encarga de vacunarnos contra todas esas cosas antinaturales y las va volviendo poco a poco “comunes”. A esto se le puede atribuir en parte el constante deterioro de la sociedad humana.

Así que, humanizando a los vampiros, los escritores, cantantes y compositores, han contribuido a este deterioro ya que además de tomar un ser como el que he descrito antes, en prácticamente todas sus obras se incluyen homicidios, pederastia, sexualidad, homosexualidad y a pesar de todo terminan siendo los héroes románticos de las mismas.

Fuentes:
http://www.stepheniemeyer.com/twilight.html
http://www.stepheniemeyer.com/bio.html
http://unicomm.byu.edu/president/missionstatement.aspx
http://www.amazon.com/Twilight-Book-1-Stephenie-Meyer/dp/0316160172
http://www.pluggedinonline.com/read/read/a0004206.cfm
http://www.wikipedia.com


[Énfasis e imágenes añadidos por David Franco]

Creative Commons License
Humanizando a los Vampiros by Ana Lucía Franco León is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 México License.
Based on a work at yalevantate.blogspot.com.


-----------------------------------------------------------------------------------------

Un comentario adicional

En fin, que ya viene Luna Nueva, la segunda parte de la saga Crepúsculo. En ella se narra el triángulo amoroso que forman la descerebrada Bella (Kristen Stewart), el chiquidrácula Edward (Robert Pattinson) y el cariperro Jacob (Taylor Lautner). Sí, no te rias, ¡un hombre lobo entra en escena!

Ya platicaremos en otra ocasión de esta "nueva" historia de "amor" y de algunas opiniones de críticos "cristianos".

Un beso y nada más

Por lo pronto, reforzando lo que dice el último parrafo del artículo de Ana Lucía, he leído porciones de novelas nuevas de vampiros (cuasi-inéditas) de autores contemporaneos que no se escapan de introducir el tema de la bisexualidad (que en realidad, toda bisexualidad es homosexualidad oculta en momentos de "normalidad" del practicante) plasmado en un repugnante "beso sangriento" del vampiro a la víctima, sea del sexo que sea. Sumado al tema de que son muertos vivientes o expresado correctamente, cadáveres poseídos, pues no podemos menos que recordar lo que la Biblia dice con respecto de ambos temas:

De la homosexualidad:
¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones (1 Corintios 6:9, énfasis añadido)

De los muertos:
Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio (Hebreos 9:27, énfasis añadido)

... Tan solo por dar dos ejemplos...

¿Acostumbras humanizar a los vampiros y a otros seres de ultratumba para justificar tu gusto (y tal vez obsesión) por novelas, películas, comics, programas de TV, canciones, artistas, etc. relacionados con estos temas?

Piénsalo dos veces.

[Si no leíste la 1a parte, puedes hacerlo aquí.]

Comentarios

PERLA DRUALLET MAYORGA ha dicho que…
BUENO YO SIEMPRE E PENSADO QUE LOS VAMPIROS DE LAS PELICULAS SON UNA REPRESENTACION DE LOS DEMONIOS, AUNQUE SE QUE ESAS PELICULAS NO EDIFICAN AVECES UNO ANDA VIENDOLAS. Y DEJA UNA SENSACION DE MIEDO POR ESO YO PREFIERO YA NO VER DE ESAS COSAS AUNQUE AVECES NO NIEGO QUE PUEDE UNO CAER EN VER ESA BASURA DE PELICULAS
Hola Perla, bienvenida nuevamente.

Es cierto lo que dices, viendo ese tipo de películas queda una sensación de miedo, y es que no es para menos si piensas detenidamente cuál es el tema...

Bendiciones.
Konall ha dicho que…
mi papa es ateo... mi mama cristiana, y mis cuatro abuelos son muy muy católicos, así que siempre crecí sabiendo que hay que respetar las religiones de las demás personas... eso lo aprendi de mi papa

sin embargo son cosas como estas las que me hacen pensar hasta donde puede llegar el respeto...
me hicieron leer tu texto en una clase de lenguaje, así que te busque y encontre este blog...

primero que nada: en que se relaciona un libro, con tus creencias religiosas y espirituales? es ficción, su función es más que de mero entretenimiento... odio crepúsculo por cierto, pésimo libro, pero no lo odio porque creo que sea satánico...uno de los grandes problemas del cristianismo es que aún no aprenden a distinguir ficción de realidad... un libro es solo eso... un libro, y cuanto antes aprendan a lidiar con eso, más rápido se ganaran en respeto de aquellos que los cuestionan... pero mientras sigan criticando todo, sin mas objetivo que criticar, jamás van a tener el respeto de los demás, o al menos el mío...
algo en que pensar ;)
Hola Konall:
Gracias por la atención de buscarnos y comentar en el artículo.
Supongo que al mencionar "respeto" te refieres a la segunda acepción de la palabra según la RAE y no a la cuarta.
En fin, que he estado con el tiempo muy medido pero espero hacerme un espacio para comentar un poco más al respecto en el futuro cercano.

Dios te bendiga. Visítanos nuevamente.

Entradas populares de este blog

¡Sí! ¡Sermones de 15 minutos y cultos más atractivos!

Seis razones por las que los jóvenes se van de la iglesia

Bajo Tus Alas :: Julio Márquez :: Casa de Oración