Cansancio, no rendición


Me siento extremadamente cansado...

El asunto es este: nunca en mi vida "estar cansado" ha sido sinónimo de "rendirme", pero sí lo ha sido de "tomar un respiro" y en otras ocasiones, de "apartarme": alejarme del mal y no convertirme en cómplice, evitando así deshonrar al Señor.

Y mi experiencia ha sido la que Isaías describe en su capítulo 40, versículos 29 al 31: "El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán". Así que a pesar del cansancio y los obstáculos, continúo corriendo la carrera.

¿Te sientes cansado hoy? Pregúntale al Señor si es tiempo de tomar un respiro o si es el momento de apartarte. Y entonces, con fuerzas renovadas, prosigue a la meta...


Marzo 12, 2015

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Sí! ¡Sermones de 15 minutos y cultos más atractivos!

Seis razones por las que los jóvenes se van de la iglesia

Bajo Tus Alas :: Julio Márquez :: Casa de Oración