Omniconectividad en Dispositivos Personales


Hoy en día estamos viviendo lo que yo denomino "Omniconectividad en Dispositivos Personales", que nos está llevando, paradójicamente, a una forma de relación presencial fragmentada a causa de las interrupciones generadas por ella. En otras palabras, estamos desconectándonos de los presentes mientras que nos mantenemos presentes con los ausentes; esa es nuestra absurda realidad.

Y no es que me resista al cambio en nuestro "Paradigma de Conectividad Relacional Humana", como yo le llamo, al que la tecnología nos está empujando. A lo que me resisto es al abandono de los buenos modales, el trato respetuoso y la atención considerada en la convivencia presencial entre las personas; eso que nuestros abuelos llamaban "buena educación".

¿Abandonaremos instruir a los nuestros acerca de la forma correcta de convivir y relacionarse con su prójimo? ¿Dejaremos que la tecnología "reprograme" nuestros principios y valores o la usaremos como herramienta normada por ellos?

Digo, pero también pregunto.


EDICIÓN: Hoy 31 de diciembre de 2014, me encontré este artículo en "El Excelsior" que habla precisamente de cómo los gadgets han venido a provocar que las personas sean ignoradas cuando hablan y a dañar la convivencia familiar. Da clic aquí para leer el artículo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Sí! ¡Sermones de 15 minutos y cultos más atractivos!

Seis razones por las que los jóvenes se van de la iglesia

Bajo Tus Alas :: Julio Márquez :: Casa de Oración