Nuestra fortaleza en tiempo de angustia

"Pero la salvación de los justos es de Jehová, Y él es su fortaleza en el tiempo de la angustia" (Salmos 37:39).



Muchas veces cuando oramos, pedimos por la solución de nuestros problemas y hasta le proponemos a Dios cual pudiera ser la mejor "alternativa" para nosotros de acuerdo, obviamente, con lo que pensamos que es lo más conveniente. Pero Él sabe todo, puede todo y es soberano. Él sabe lo que es mejor para nosotros y cuál será la mejor respuesta para nuestras peticiones y la mejor solución a nuestros problemas.

Y claro, aunque debemos hacer nuestras peticiones delante del Señor en oración y ruego (Filipenses 4:6), sabemos que no siempre pedimos correctamente (Santiago 4:3) y por ello, en ocasiones, la respuesta de Dios no "coincide" con nuestras expectativas.

Lo que sí podemos pedir con toda seguridad de que está en su voluntad es por fortaleza. Fortaleza para no flaquear en nuestra fe, en nuestra confianza de que Él, al final, nos hará bien, como dice en Deuteronomio 8:16:

"Para humillarte y probarte, y para finalmente hacerte bien".

Pidamos por fortaleza siempre. Pidamos por fortaleza cuando haya necesidad, estrechez, enfermedad o angustia. Pidamos por fortaleza para nuestros hermanos en problemas, prueba o sufrimiento. Y pidamos por que Su voluntad sea hecha y su nombre glorificado a través de nuestras vidas.

¡El Señor es nuestra fortaleza en el tiempo de angustia!


Publicado orignalmente en Treinta Segundos de Luz

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Sí! ¡Sermones de 15 minutos y cultos más atractivos!

"Cuando te toca, ni aunque te quites, y cuando no te toca, ni aunque te pongas"

Seis razones por las que los jóvenes se van de la iglesia