Una Reflexión Post-electoral, previa a las Elecciones :: México 2012 y siempre


A ver, mis estimados hermanos (y hermanas, para estar acorde con la moda de los géneros) en Cristo, apasionados fans de AMLO, EPN, JVM y GRQT (para que no digan que discrimino), que tienen puestas sus esperanzas en alguno de estos, ya sea porque creen que son "la esperanza" de México, o porque les han prometido y "les cumplirán", o porque son "diferentes" o porque dan la "bienvenida a los libres", por favor, que no se les olviden dos cosas:

  1. Cada uno de ellos tiene su historia (en mexicano diríamos, "tienen cola que les pisen") igual que sus partidos, ¡no os hagáis! (para sonar bíblico)
  2. Ningún hombre o mujer, es la verdadera esperanza para un país; la verdadera esperanza está en Jehová Dios, está en Cristo Jesús. (Además, ni siquiera alguno de ellos es cristiano, hasta donde todos sabemos).

Así que, entiendan, por favor, entiendan que, gane quien gane, quede quien quede, tú y yo nunca debemos considerarnos enemigos, cuidado con pensar tonterías como esa. Hemos sido comprados por la sangre de Cristo y somos hermanos en la fe,

h-e-r-m-a-n-o-s,

miembros del mismo cuerpo. Cuando después del 1o de julio se anuncie al ganador, por favor, tú como cristiano que eres (no nos hagas pensar lo contrario), no vayas a empezar con insensateces (para sonar como Pablo hablando a los Gálatas) como andar publicando burlas a los "perdedores" o frases triunfalistas (el triunfo de un candidato no refleja necesariamente el futuro venturoso de tu país bajo su mandato), ni tampoco vayas a ponerte en un más alto concepto del que debes.



Lo que debemos hacer, es orar por nuestro nuevo gobernante (sí, dije "nuestro") y clamar al Señor para que se arrepienta y entregue su vida a Cristo, pero no en un acto de empatía con los "pobrecitos" cristianos, sino en un acto de quebrantamiento y humillación delante de Cristo. ¿O qué? ¿Pensabas que nada más hay que orar para que sean "buenos" gobernantes y cumplan sus promesas de "bienestar para tu familia"? No mi hermano, ¡despierta!, esta "lucha" que has sostenido para defender a capa y espada a tu candidato (por cierto, muchas veces vergonzosa y nada edificante, además de idolátrica) no es nada comparada con la lucha que sostendremos todos los cristianos en el futuro cercano (marca mis palabras), así que más vale que nos unamos en un mismo espíritu y cerremos filas en pro del evangelio de nuestro Señor Jesucristo, regresando a la Biblia como Palabra suficiente para todas las áreas de nuestra existencia, honrando a Jehová Dios con nuestra obediencia, orando por nuestros gobernantes, por nuestros compatriotas, por nuestras comunidades y por nuestras familias y tomando en serio nuestra responsabilidad de llevar el mensaje de salvación a todos aquellos que están hoy lejos de Cristo.

"Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio, y en nada intimidados por los que se oponen, que para ellos ciertamente es indicio de perdición, mas para vosotros de salvación; y esto de Dios" (Filipenses 1:26-28).

Basta ya de "pleitos callejeros" entre cristianos (o como diríamos en México: basta ya de "andar como perros y gatos") por motivos electorales o políticos. Iglesia, vamos a hacer lo que hemos recibido como comisión...

¡Ya Levántate!



Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Sí! ¡Sermones de 15 minutos y cultos más atractivos!

Seis razones por las que los jóvenes se van de la iglesia

Bajo Tus Alas :: Julio Márquez :: Casa de Oración