Si tan solo supiera que todo va a estar bien :: Un diálogo con el Señor

—Señor, si tan solo supiera que todo va a estar bien, haría lo que me pides.

—Si tan solo supieras que todo va a estar bien, ¡sería porque estás confiando en mí!

—Sí Señor, pero me cuesta trabajo dejar a un lado mi preocupación por el futuro, tu sabes, tener resuelto el alimento, el vestido, el techo y los demás gastos.

—Los demás gastos son en los que tú mismo te metiste por confiar en tus fuerzas. El alimento y el vestido siempre te los he dado, incluso, lo suficiente para los demás gastos, aunque no fui yo quien te llevo a requerir de ellos.



—Entonces, ¿debo seguir adelante sin pensar en lo que necesito?

—Debes seguir adelante, pero debes pensar en lo que necesitas...

—Entonces estás de acuerdo en mi preocupación, ¿cierto?

—No, no lo estoy.

—Pero entonces...

—Debes pensar en lo que necesitas: necesitas buscarme, necesitas de mi gracia, necesitas de mi Palabra, necesitas vivir en mi amor, necesitas caminar en el camino angosto siguiendo a mi Hijo, necesitas vivir confiando en mí cada día, cada hora, cada minuto. Yo no te dejaré ni te desampararé, recuérdalo. Sigue cumpliendo responsablemente y atiende tus obligaciones, las que Yo sí te he encargado, pero siempre bajo la consciencia de que Soy Yo quien te sostengo y te sustento. No es ni tu fuerza ni tu inteligencia, Soy Yo.



—Señor, y lo que ya estoy haciendo y a los que ya conozco, ¿qué haré con eso y que pasará con ellos?

—¿No te acabo de decir qué es lo que necesitas? Ahora, adelante, haz lo que te estoy pidiendo, no seas renuente y no dejes pasar más tiempo, hoy es el día.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Sí! ¡Sermones de 15 minutos y cultos más atractivos!

Seis razones por las que los jóvenes se van de la iglesia

Bajo Tus Alas :: Julio Márquez :: Casa de Oración