Violando la ley en forma ética: porque se nos pega la gana

Hace un tiempo, leía un artículo en el que me apareció la siguiente frase (tomé nota de la frase pero lamentablemente perdí el enlace al artículo original):

“Cuando violamos una ley, lo hacemos en aras de la 'desobediencia civil'. Lo hacemos con ética. Lo hacemos en contra de aquellos que se lo han buscado".

Esta frase resume el pensamiento de aquellos que hoy en día, viven en la total relatividad, lejos de Dios y sus preceptos eternos.

Una pregunta obligada sería: ¿cuál es la ley superior que supuestamente está siendo transgredida y que define como éticas a las acciones tomadas en aras de la "desobediencia civil"? Y si la primera pregunta fuera ignorada, todavía habría que responder lo siguiente: ¿y quién define cómo y por qué alguien "se lo ha buscado"?

Al final de la historia y de acuerdo con esta forma de pensamiento, cada quién es libre de decidir cuándo y quién "se lo ha buscado" para entonces "desobedecer civilmente", violando una ley (o varias) y violentando la integridad del supuesto "culpable".



Me hace pensar en aquel pasaje del libro de los Jueces que dice: "En aquellos días no había rey en Israel; cada uno hacía lo que bien le parecía" (Jueces 17:6). Aunque, ¡espera! Aquí tampoco hay rey pero sí hay poder ejecutivo, legislativo y judicial, ¿qué no? Aún así, de todas formas y para esta sociedad postmoderna, eso no importa; hará lo que se le pegue la gana.

El problema grave para nosotros es que, este pensamiento se está aplicando actualmente aún dentro de las iglesias. Hemos establecido un tipo de "desobediencia civil en el reino de Dios" que ejercemos en cuanto alguien "viola" nuestros "derechos" y entonces, antes que inmediatamente, hacemos a un lado los preceptos de amor, respeto y justicia para emprenderla contra el ofensor y proporcionarle una cucharada de su propia medicina.

No, no, no, sea por ignorancia real o por omisión intencional, violar uno solo de los preceptos de Jehová Dios, se constituye en pecado; para el cristiano la "desobediencia civil en el reino de Dios" no existe. Por otro lado, la obediencia a sus preceptos, a su Palabra, no es opcional. La obediencia complace al Señor y le glorifica. La obediencia trae bendición y nos hace bienaventurados.

"Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros" (1 Samuel 15:22).

"Bienaventurados los perfectos de camino, Los que andan en la ley de Jehová. Bienaventurados los que guardan sus testimonios, Y con todo el corazón le buscan" (Salmos 119:1-2).



Déjame repetirlo una vez más: la obediencia no es opcional. La obediencia complace al Señor y le glorifica. La obediencia trae bendición y nos hace bienaventurados.

Obedezcamos su Palabra, ¡ya!


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Creo mas en la ley del libre albedrio que en eso de obediencia a DIOS, en realidad eso se puede prestar para controlar a las masas o personas con poco conocimiento usando un falso DIOS por ejemplo. Creo que el verdadero DIOS quiere algo mas que obediencia, mas bien conocimiento.
Curioso.
Sí, Dios quiere que tengamos conocimiento de Él y de su voluntad la cual nos ha mostrado a través de su Palabra. Y ese conocimiento nos lleva, ¿a dónde crees? Sí, efectivamente, a la obediencia.

"Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros" (1 Samuel 15:22).

Tus comentarios son bienvenidos y apreciados, sin embargo, si deseas que sean publicados, debes dejar tu nombre y una referencia (sito web o correo electrónico); hay que hacerse responsable por lo que uno publica o comenta.

Que Dios te bendiga.

Entradas populares de este blog

¡Sí! ¡Sermones de 15 minutos y cultos más atractivos!

"Cuando te toca, ni aunque te quites, y cuando no te toca, ni aunque te pongas"

Seis razones por las que los jóvenes se van de la iglesia