Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño;
porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.
Romanos 13:11

Un blog de Ministerios Jesús 24x7®

miércoles, 22 de enero de 2014

Si me conviene escucho, si no, pues no

Así es como muchos cristianos ven hoy las frases célebres, o mejor dicho, es como ven a los autores de dichas frases:

Cuando el Hermano Fulano dice: "La Biblia contiene un código secreto que puede llevarte a conocer la mejor manera de invertir y ganar dinero en la Bolsa de Valores".

El cristiano moderno comenta: "¡Oh! es el Dr. SantasFinanzas Cristianas, Teólogo y Economista reconocido; hay que escucharlo".


Cuando el Hermano Zutano dice: "La Biblia es el manual por excelencia para ganar dinero de una manera ética si aprovechas las oportunidades del mercado".

El cristiano moderno comenta: "Bueno, es el Sr. Finanzas Cristianas, Autor religioso y Economista de mediana estampa; tal vez haya algo de verdad en sus declaraciones".


Cuando el Hermano Perengano dice: "La Biblia nos enseña a no codiciar y a no amar el dinero y, sí lo recibimos, a ser de bendición a los nuestros primeramente, a los hermanos en la fe y a nuestro prójimo".

El cristiano moderno comenta: "¿Y este Donnadie Ignorante? ¡Ah! debe ser un Pastor dizque de sana doctrina —lo que quiera que eso signifique—; a este no lo escucho por mediocre. ¿Qué ganancia, digo, qué bendición me puede traer?".


No es de extrañarse que esto suceda en la realidad. Y es que hemos dejado que nuestra mente se llene de las ideas del mundo en cuanto al dinero y hasta hemos permitido que esas ideas contaminen la enseñanza en la iglesia. Cuando se habla de las bendiciones de Dios, muchos cristianos, en un número mayor al que quisiéramos reconocer, piensan de inmediato en cosas materiales. Si todo lo que el Señor nos tiene preparado como bendición fuera de índole material, ¡qué triste nuestra eternidad y que paupérrima nuestra existencia en esta tierra!

Me pregunto, ¿por qué no contemplamos, meditamos y enseñamos un poco más sobre otros pasajes de la Escritura aparte de la oración de Jabes? Pasajes como:

"Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo" (Efesios 1:3, énfasis mío).

"Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores" (1 Timoteo 6:6-10, énfasis mío).

"No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe" (Gálatas 6:9, 10, énfasis mío).

Así que hermano, no desgastes tu vida persiguiendo el dinero y los bienes materiales; eso te llevará a tomarle cariño y de ahí, a amarlo y entonces, estarás extraviado de la fe.

Si el Señor te bendice con muchos bienes materiales, ¡gloria a Dios! Bendice tú, abundantemente a otros. Y si el Señor te bendice con pocos o casi nada de bienes materiales, ¡gloria a Dios! Bendice tú, abundantemente a otros.

sábado, 11 de enero de 2014

Hablando de ANCIANOS (no de viejitos)

En la Santa Biblia se usa la palabra anciano para referirse a un hombre de edad avanzada, como por ejemplo en Génesis 25:8, hablando de Abraham, que murió zaquém (anciano) y lleno de años. En el Nuevo Testamento, la palabra se usa también, en algunos casos con la misma connotación, como en 1 Timoteo capítulo 5 versículos 1 y 2.

Sin embargo, cuando el contexto es la guía espiritual y gobierno de la iglesia, la misma palabra, presbúteros, se usa con la connotación de "hombre que guía y es autoridad espiritual llamado por Jehová Dios para servir y cuidar de Su grey". Hombre, varón llamado, sin importar su edad como en el caso de Timoteo; así es el diseño de Dios.


Y encontramos otros términos, además de "Anciano" y "Presbítero", como "Obíspos" (en griego: epískopos, Filipenses 1:1) y "Pastores" (una sola aparición y es en Efesios 4:11, en griego: poimén).

Así que en la Santa Biblia encontramos estas palabras como sinónimos, aunque cada palabra hace referencia a un aspecto diferente de su responsabilidad.

Anciano, Presbítero, Obispo y Pastor, son diferentes palabras para el mismo ministerio.

Finalmente, es necesario hacer dos precisiones:

Primero. Cuando escuches o leas un artículo, estudio o predicación en donde se habla de "ancianos" en el contexto del diseño de Dios para la iglesia (funcionamiento y gobierno), que tu imaginación no corra de inmediato a la imagen de un abuelito o del más viejo de tu congregación. Más bien, que vaya a la imagen de un Timoteo o de cualquiera que está como pastor en cualquier iglesia del mundo. Tal vez tú conozcas uno o máximo 4 ó 5 pastores, pero hay miles en el mundo y algunos, si no muchos de ellos, tristemente no han sido llamados realmente por el Señor o han abandonado el diseño de Dios. Oremos por todos ellos pero no tratemos de tapar el sol con un dedo.

Segundo. Siempre que se habla de los requisitos para un anciano (recuerda la primera precisión; hablo de "pastores"), creemos que es una "plantilla espiritual" en donde deben caber todos los pastores de cada iglesia. Eso es cierto, pero o nos hacemos tontos o convenientemente dejamos hasta allí la enseñanza de los pasajes que hablan del asunto. No. Cada cristiano debería, deberíamos poder pasar la prueba. Con excepción del don de la enseñanza (y con cierta tolerancia en cuanto a la neofitez), tú y yo deberíamos ser aprobados en lo que el Espíritu Santo, a través de Pablo, establece al escribirle a Timoteo en su primer carta, ¿qué no?


Si es de su interés este tema (que debería serlo para todo cristiano), te recomiendo las siguientes lecturas y audios:

Liderazgo Bíblico 01 | Los Ancianos: Posición, Pluralidad, Requisitos y Funciones

Liderazgo Bíblico 02 | El Llamado a Guiar la Iglesia: Ancianos

Ancianos | Breve estudio por Gregory Kedrovsky


viernes, 3 de enero de 2014

Cuida tus ojos y tu corazón


"En una encuesta realizada, ChristiaNet revela que el 50 por ciento de todos los cristianos y el 20 por ciento de todas las mujeres cristianas son adictas a la pornografía. Sí, adictos. No sólo una sola vez, son usuarios frecuentes" (Fuente: Charisma News vía NoticiaCristiana.com).

Apagar la televisión y la computadora cuando aparecen imágenes y videos que revelan la piel descubierta de hombres y mujeres, no asistir a aquellas películas con desnudos y sexo implícito y explícito, dejar de comprar ese diario y esas revistas con fotografías de hombres y mujeres semidesnudos o desnudos y eliminar de tu vida cualquier otro medio por el cual tus sentidos puedan contaminarse con la pornografía y ensuciar tu corazón, son medidas que harán que honres a Dios y te mantendrán limpio delante de Él.

Cuida tus ojos, haz pacto con ellos y guarda tu corazón; Dios es tu dueño y vives para Cristo, ¿lo recuerdas?

"Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?" (Job 31:1).

"Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí" (Gal. 2:20).