Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño;
porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.
Romanos 13:11

Un blog de Ministerios Jesús 24x7®

martes, 29 de noviembre de 2011

El Rey Incrédulo

Autor desconocido

Cuentan que hace mucho tiempo había un rey que no creía en la bondad de Dios, aunque tenía un consejero piadoso al que llamaban Tomasín, que ante circunstancias adversas siempre decía: “¡QUÉ BUENO ES TODO! Dios nunca se equivoca".

Cuando el rey le preguntaba la razón, el súbdito le contestaba: “Rey mío, no se desanime ante ningún mal, porque todo lo que Dios hace es perfecto. Él nunca se equivoca”.

Un día el rey salió a cazar junto con su súbdito Tomasín. Sucedió que una fiera de la jungla los atacó. El súbdito consiguió matar al animal, pero no pudo evitar que su Majestad saliera herido perdiendo el dedo meñique de la mano derecha. El consejero le recordó al rey: "¡QUÉ BUENO ES TODO! Dios nunca se equivoca".

El rey, furioso por lo ocurrido, y sin mostrarle agradecimiento por salvarle la vida, le dijo: “¿Acaso Dios es bueno? Si lo fuera yo no hubiera sido atacado y no hubiera perdido mi dedo”. El buen Tomasín le respondió: “Rey mío, a pesar de todas estas cosas solamente puedo decirle que Dios es bueno y que quizá perder un dedo sea para su bien, pues todo lo que hace Dios es perfecto. ¡Él nunca se equivoca!”

El rey se indignó con la respuesta de su siervo y mandó que fuera preso a la celda más oscura y fría del calabozo. No obstante, cuando se llevaban a Tomasín, éste iba diciendo para sí: “¡QUÉ BUENO ES TODO! Dios nunca se equivoca”.

El rey volvió a salir de cacería, pero ahora fue atacado por una tribu de hombres salvajes y caníbales que vivían en la selva. Estos indios eran temidos por todos, pues se sabía que hacían sacrificios humanos para sus dioses y luego se comían a sus víctimas.

Así fue que inmediatamente después de capturar al rey, comenzaron a preparar, llenos de júbilo, el ritual del sacrificio. Pusieron al rey amarrado en un altar de piedra. Se acercó el sacerdote caníbal y se dispuso a abrirle el pecho para sacarle el corazón. Pero en eso observó las manos del rey y vio que a una mano le faltaba un dedo y furioso exclamó: “¡Este hombre no puede ser sacrificado, pues está defectuoso! Le falta un dedo de la mano y no podemos ofrecer a los dioses algo imperfecto”. Fue así que tuvieron que dejarlo libre, pues no les servía para el sacrificio.

El rey volvió al palacio pálido después de haber estado a punto de morir. Aliviado del susto mandó liberar su siervo Tomasín y pidió que se lo trajeran a su presencia. Al verlo, lo abrazó afectuosamente diciéndole: “¡Querido Tomasín! Ahora comprendo que Dios fue bueno conmigo. Has de saber que escapé porque no tenía uno de mis dedos. Te devuelvo tu libertad y te restituyo en tu cargo. Sólo me queda una duda en mi corazón. Si Dios es tan bueno, ¿por qué permitió que estuvieses preso, tú que tanto confías en Él y lo defendiste?”.

El siervo sonrió y le dijo: “Rey mío, si yo hubiera estado libre te habría acompañado en esa cacería. Y al ver que usted estaba incompleto, seguramente me habrían sacrificado en su lugar, ya que a mí no me falta ningún dedo. Por lo tanto debe acordarse y repetirse siempre: “¡QUÉ BUENO ES TODO! Dios nunca se equivoca”.

Fin



"En cuanto a Dios, perfecto es su camino, y acrisolada la palabra de Jehová. Escudo es a todos los que en él esperan" (2 Samuel 22:31).

"Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados" (Romanos 8:28).

Son tiempos difíciles. Son tiempos complicados. Son tiempos de inseguridad. Son tiempos en que llegamos a pensar que "todo lo malo" nos está sucediendo. Pero precisamente ahora es el momento de crecer en nuestra fe, de ser fortalecidos por la Palabra de Dios y de poner toda nuestra esperanza y nuestra confianza en el único que puede obrar en favor nuestro, sin importar las circunstancias: en el Dios Altísimo, el Dios vivo, único y verdadero.

¿Eres su hijo? Entonces el resultado está garantizado: será para tu bien.
¿No eres su hijo? Si no has puesto toda tu confianza y fe en Jesucristo, entonces no lo eres. Te invito a escuchar y leer este artículo. No lo dejes para mañana.


viernes, 25 de noviembre de 2011

En respuesta al artículo "Visceral" :: Mayo 2010

En mayo del 2010 publiqué el artículo "Homosexualidad... este... mejor hablemos de otra cosa" y José Luis de Mardel me respondió dirigiéndome a un artículo suyo: "Visceral".

La respuesta mía a sus comentarios (o mejor dicho, a su artículo) la publico aquí, como complemento del artículo de mayo.



Hola José Luis y gracias por pasar por ¡Ya Levántate!

Me agrada la gente que se cuestiona y que revisa lo que cree y lo que debe hacer. Aprecio tu artículo y deseo hacer algunos comentarios que no escribí en mi post original (recordarás que preferí hablar de un tema "lateral").

El orden de Dios fue (y es) Hombre con Mujer. La homosexualidad, junto con todos los demás pecados son condenados por Él, sus estándares son muy, muy altos, imposibles de alcanzar, por ello Jesús tuvo que pagar el precio que merecía nuestro pecado. Pero tú conoces todo esto, se infiere de tus líneas. [Lector, si no estás seguro de lo que quise decir, puedes leer este artículo]

El asunto que comento en "Homosexualidad... este... mejor hablemos de otra cosa" tiene más que ver con la realidad de que el mundo va de mal en peor y hay poco que podemos hacer, aparte de obedecer y llevar el mensaje del Evangelio. No lo he dicho yo, lo ha dicho Jesús mismo, además del apóstol Pablo, por ejemplo. Así que, mi propuesta es, sin insertar aquí el tema del "homeschooling", iniciar el tan deseado cambio o restitución de valores desde uno mismo, en la casa con los hijos y desde ahí, el mismísimo núcleo de la sociedad, proyectar ese tan anhelado cambio. La vida es breve mi amigo, y prefiero dejar claras las verdades bíblicas en mi casa y trabajar de allí hacia afuera, que intentar afuera y olvidarme de los míos a causa del tiempo invertido en otros lares.

¿Que si tiene derechos los homosexuales en sociedades de unión (o algo así)? ¿Que si tienen el derecho de adoptar niños? Eso la ley lo decidirá, "chueco o derecho", como diría mi abuelo, quedará en el papel y tú y yo podremos estar o no de acuerdo. Pero la ley humana no invalida la Ley de Dios, que eso nos quede claro. ¿Que nos preocupamos más por estos temas del matrimonio "gay" en vez de ocuparnos de los niños sufrientes de la calle y otros asuntos también urgentes e importantes? Sí, en muchos casos, pero nuestras omisiones no cancelan los principios y mandatos de Dios; esos nunca cambiarán, como tampoco cambiará la oportunidad de regresar a Él mientras tengamos vida (Romanos 6:23, Juan 3:16).

Recibe un saludo desde México.