Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño;
porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.
Romanos 13:11

Un blog de Ministerios Jesús 24x7®

viernes, 28 de diciembre de 2012

Por el retrovisor


Casi siempre los menos afortunados, en relación a nosotros mismos, son sólo un reflejo en nuestro espejo retrovisor. Circulamos por la vida y de vez cuando, "espejeamos" y los vemos alejarse rápidamente... En realidad, los que nos alejamos somos nosotros.

[¿Dónde habrá quedado el amor al prójimo y dónde la pasión por las almas perdidas (Mateo 22:39, Romanos 10:14)?]


Publicado originalmente en "De Cualquier Lugar", domingo, 10 de agosto de 2008.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Revisa tu buzón, podrías tener una carta... desde el infierno... [Republicado]

... o tal vez, igual que yo, podrías tener muchas de ellas.

Este video ha sido muy criticado, para bien y para mal, por creyentes y por ateos, pero es una realidad en cuanto al cuestionamiento que presenta; ¿estamos llevando el Evangelio o estamos dejando que nuestros conocidos, amigos y familiares se pierdan?

Una Carta desde el Infierno (subtitulado en español)

Y ahora, ¿qué vas a hacer?


A todos nuestros visitantes ateos y religiosos que no creen en el infierno:
Muchas gracias por su visita y comentarios. El video está dirigido a los cristianos que no tienen necesidad de "ser asustados" con el tema del infierno. Está dirigido a ellos para que recuerden el destino establecido para aquellos que no ponen su fe en Cristo y para invitarles a que compartan el conocimiento de la salvación a través de Cristo Jesús.
Por cierto, ¿tú ya le conoces? Te invitamos a visitar el sitio "El Propósito de Mi Vida".

jueves, 6 de diciembre de 2012

Esto es discipulado :: ¿Esto es discipulado solamente?

Hace poco, alguien publicó el siguiente video en su muro y yo hice algunos comentarios que les comparto más adelante.


Mis comentarios:
"Muy buen video. Sí, el discipulado es vivencial. Cada cosa que contribuye para avanzar el reino (mientras sea bíblica) tiene su lugar y no se trata de disminuir, por ejemplo, los estudios bíblicos entre el pueblo de Dios sino de no dejar de discipular.

El asunto de los edificios y boletines y otras cosas para mi es un tema de discusión aparte, y no porque esté o no de acuerdo (tengo mi propia opinión al respecto), sino que para discipular no necesitas mas que una Biblia y tu vida entregada totalmente a Cristo; tu compromiso de obedecer y hacer su voluntad en todo. Claro que hay que estar preparados y mucho de lo que este video habla (preparados para despegar, liderar, etc.) se da en el contexto de la iglesia, la que se reúne para adorar y glorificar a Dios y ser edificada a través del ejercicio de los dones y ministerios de cada cristiano (cf. Romanos 12, 1 Corintios 14:12, Efesios 4:11-12).

Tampoco se trata solamente de estar afuera, porque el ejercicio del amor inicia, después de con la familia, con los hermanos en la fe y de allí hacia afuera. Me entristece saber de algunos cristianos preocupados en el discipulado pero lejanos a la educación bíblica en sus propios hogares. Para un varón, el primer y permanente discípulo debería ser su esposa y hoy vemos a mujeres liderando sus hogares, a falta de varones comprometidos con sus casas, aunque activos en la iglesia.

Así que sí, el discipulado es vivencial.

Hace unos meses hice un estimado del tiempo que Jesús podría haber invertido en sus discípulos cercanos en 3 años y medio (¿o hice el cálculo con 3 años solamente? no estoy seguro), pero la conclusión a la que llegué, es que si pensamos que el discipulado es reunirse con un grupo de hermanos a repasar un estudio bíblico una hora por semana, nos tomaría unos 35 años para "alcanzar" el tiempo de discipulado que Jesús les dedicó a los suyos.

Cuando ves este mismo punto dentro de la familia, te das cuenta que con tu esposa, tal vez vivas de 30 a 50 años juntos y con tus hijos, unos 20 a 30 años; ¿no serían tus candidatos iniciales para ser discipulados (cf. Deuteronomio 6:1-9, Efesios 5:21-33)? No digo que no tengamos que discipular a otros, pero hay que pensar en la seriedad del asunto. Para que alguien se convierta en un discípulo, primero tiene que haber nacido de nuevo, ¿cierto?. Entonces no se trata de salir a "trabajar entre los gentiles" solamente (obra social) sino de evangelizar en el contexto personal y diario, además de las misiones.

Lograr tener una iglesia sin paredes es algo loable, mientras no se menosprecie la necesidad de congregarse (Hebreos 10:25) y de ser edificado en ese contexto, sin abandonar la responsabilidad con nuestra familia.

Bendiciones,

David".